32° día: Museo de Ghilbi en Mitaka

publicado en: Blog, Japón | 0

 

Arrancamos temprano, porque teníamos entradas para el Museo de Ghibli a las 10 de la mañana, y, como no conocíamos la zona a la que íbamos (Mitaka), salimos con mucho tiempo de anticipación. Agradecimiento especial a Hiro, un amigo que nos compró las entrada al museo antes de que lleguemos a Japón, porque se agotan muy rápido y hay que conseguirlas con mucho tiempo de anticipación.

 

Alrededores de la estación de Mitaka

 

 

En Mitaka, esta lleno de carteles que indican dónde está el museo

 

 

Después de caminar un buen rato por el barrio y bordeando un parque, llegamos al museo.

 

 

Fachada del museo

 

Parece que Totoro vende las entradas del museo

 

 

 

Haciendo la cola para entrar

 

Como dentro del museo no se puede sacar fotos, lo más interesante no lo podemos mostrar. Pero mejor, así cada uno se sorprende cuando va. Además de que si todos sacaran fotos, sería un caos dentro del museo. Realmente es mejor disfrutar sin preocuparse por nada más, porque uno se mete en otro mundo por un ratito.

Sólo vamos a spoilear que al entrar, dan unos tickets para asistir a un corto en un pequeño cine, y que adentro hay cosas únicas y originales de las películas. Además de una tienda llena de cosas excelentes, aunque algunas un poco caras.

Adentro compramos varios stickers (algunos son tipo 3D, o sea que tienen profundidad), pines realmente muy lindos (no los típicos circulares aburridos o de mala calidad), y algunas otras cosas al alcance de nuestro bolsillo (ya pobre a estas alturas).

 

Uno de los pocos lugares donde se pueden sacar fotos es en la terraza

 

 

 

 

Desde la terraza, una de las próximas tandas de personas, esperando para entrar

 

 

Cuando salimos, fuimos a caminar al parque Inokashira, que rodea al museo.

 

Muchos árboles tienen carteles con su nombre científico, nombre común, y descripción

 

 

 

 

 

 

 

 

Como se puede ver en las fotos, el parque era hermoso, así que nos quedamos un buen rato.

Después, seguimos caminando por la zona, y entramos a algunas tiendas: muchas obviamente eran de productos oficiales de Ghibli. Compramos una lapicera de Totoro, y en B-side label, algunos stickers (además nos atendió una empleada muy amable, con la que Mati se animó a hablar un poco de japonés).

 

 

 

Lamentablemente, lo poco que hay en Japón sobre Argentina es este innombrable

 

Paramos a comer nuestra, prácticamente, hamburguesa diaria, en the 3rd Burger y seguimos recorriendo la zona alrededor de la estación de Kichijōji (la siguiente a Mitaka).

 

 

Un mercado típico, lleno de productos bien japoneses para cocinar.

 

 

Porotos con caretas para festejar el Setsubun

 

 

 

Dango que compró Mati en un puesto callejero cerca de la estacion de Kichijōji

 

Después de esto, volvimos para nuestro departamento cerca de Akihabara a descansar un poco.

 

Tienda de los pecesitos de día

 

Ya a la noche, salimos de nuevo a dar una vuelta por la zona, y a comprar una tablet.

 

 

Como en el Yamada Denki de Akihabara no había más stock de la tablet que nos gustó (excepto la de exhibición), fuimos hasta la sede de la estación de Tokio a buscarla. Nos atendió una mujer a la que le faltaba mucho pelo y parecía muy estresada. Además, nos sacó la billetera de la mano para contar mas rápido la plata con la que le íbamos a pagar. Tampoco nos enojamos, porque realmente la mujer se veía muy estresada, hasta podría decirse que nos preocupamos por ella. Después de esta situación extraña, volvimos a casa con la nueva tablet en nuestro poder.

 

 

Tienda de los pecesitos de noche

 

Finalmente, cenamos en un Sukiya un gyudon con queso.

 

 

 

Videos que grabamos después del salir del Museo de Ghibli:

 

 

Dejar una opinión