Quinto día: Yokohama (parte 1)

publicado en: Blog, Japón | 0

 

Nos levantamos temprano para encontrarnos con Gianca y Mónica. Lo primero que hicimos fue ir a desayunar a Matsuya (松屋), una tienda de comida rápida japonesa en la que no hay que interactuar prácticamente para nada con el staff del local. Los menúes se piden en las máquinas de autoservicio que tienen pantalla táctil y se pueden poner en japonés, inglés, chino o coreano. Una vez que uno elige lo que va a comer, hace el pago en la misma máquina, la cual devuelve un ticket para entregar al cocinero. Él mira lo que dice el ticket y entrega el pedido.

 


 

 

Desayuno tradicional japonés

 

 

 

Una vez que terminamos de comer fuimos hasta la estación de tren de Shibuya y tomamos la línea Tokyu-Toyoko hasta Yokohama.

 

 

 

 

Una vez que llegamos a Yokohama nos encontramos con una ciudad mucho más amplia que Tokio: las calles, las veredas, las estructuras, los edificios, inclusive las vistas dan sensación de que hay más espacio. Además hay menos gente, por lo que se puede caminar mucho más relajado y sin chocarse con todo el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de caminar un rato nos encontramos con una especie de puerto que transformaron en un shopping, al cual entramos y compramos comida falsa (para nosotros y para regalarle a familiares). Adentro no se podían sacar fotos, pero no había más que tiendas de recuerdos y algunos lugares de comida, nada súper especial realmente (aunque la comida falsa estaba muy bien hecha). Al costado de los edificios donde estaba el shopping había varias tiendas de comida con decoración navideña. Además tenía una especie de “nieve” que sólo estaba ahí para ambientar un poco y para que jueguen los niños.

 

 

 

 

 

 

Continuamos caminando bordeando el mar y entramos al muelle Osanbashi.

 

Incluso los botes tenían decoración navideña (el de la izquierda es un restaurante flotante de comida china)

 

 

 

 

 

 

 

Sacándose la foto grupal de la escuela

 

La Torre Marina de Yokohama tiene 106 metros de altura y es el faro más alto del mundo (me acabo de enterar leyendo en Wikipedia)

 

 

 

Vimos a un hombre dándole de comer a las gaviotas. Gianca e Isma se acercaron y el hombre les ofreció comida para alimentarlas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de eso fuimos a conocer el Hikawa Maru (氷川丸), un transatlántico japonés del 1930 muy famoso. En él viajaron personalidades reconocidas como Charles Chaplin y Jigoro Kano (el creador del Judo), el cual murió ahí. Tuvo muchos usos (y dueños) además de transporte, como por ejemplo buque hospital en Segunda Guerra Mundial o un albergue juvenil flotante (tras la guerra). Actualmente es un museo flotante propiedad de sus dueños originales, NYK LINE.

 

 

 

 

 

La recepción del barco

 

Habitación para los niños de primera clase

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de eso fuimos al Barrio Chino de Yokohama, pero eso queda para la segunda parte de esta entrada.

Dejar una opinión