Séptimo día: descanso y salida con Hisa

publicado en: Blog, Japón | 1

 

Descasamos casi todo el día. Fueron muchos días de andar sin parar, por lo que uno sin hacer muchas cosas era realmente necesario. Más de la primera mitad del día fue dedicada a hacer este blog: editar fotos, escribir, subir cosas, etc. Una vez descansamos, fuimos a pasear por Shibuya, pero esta vez por calles de adentro, no tan metidos en el centro. Es increíble, pero a sólo unos pocos metros del centro hay una paz digna de un pueblo: no se ve ni gente ni autos (inclusive a la hora que todos volvían del trabajo). Yo creo que eso se logra gracias al uso masivo del transporte público (sobre todo subtes o trenes) por sobre autos particulares. Luego dimos la vuelta y nos dirigimos al centro de Shibuya.

Recorrimos la Disney Store y recibimos un mensaje de Hisa de que estaba por la zona, así que le dijimos nuestra ubicación. A la salida estaba ella esperándonos. Como suponíamos que nos la íbamos a encontrar, porque habíamos hablado con ella antes de salir, le llevamos el omiyage (souvenir) de Argentina (un mate). A Hisa le gustó mucho el regalo. El único problema es que los japoneses sienten una deuda cuando se les regala algo: sienten que tienen que dar algo a cambio sí o sí.

Al principio sólo fuimos a recorrer una Village Vanguard que estaba por la zona, pero después nos invitó a comer algo en Mos Burger como pago de su “deuda”. Fue muy amable de su parte, aunque nos dio un poco de vergüenza que nos pague todo (pese a nuestra insistencia de pagar).

 

 

Hisa nos contó que está estudiando español, así que le enseñamos algunas palabras.

 

 

Después de comer caminamos un rato juntos, y nos separamos al rato, porque Hisa se iba a encontrar con su novio.

Decidimos volver a Village Vanguard porque cuando habíamos ido antes había mucha gente y no pudimos recorrer bien. Isma hizo un par de compras: un libro sobre el arte de “El viaje de Chihiro” y una taza.

 

Bastante real, ¿no?

 

También fuimos a buscar el karaoke donde se grabó una de las escenas más famosas de Lost in Translation. Lo encontramos, aunque parecía estar vacío.

En rojo está marcada la sala donde se grabó la escena.

 

 

 

Antes de volver, pasamos por un supermercado. Es interesante ver como muchos productos tienen pequeñas pantallas donde los promocionan.

 

 

Finalmente volvimos a casa a descansar.

Una respuesta

  1. Que emocionante ver donde estuvo Bill Murray en algún momento de la vida.. jaja
    Yo le hubiese dado un besito al piso y todo. Lástima que estaba cerrado o sin vida.. jejeje..

Dejar una opinión